DETERMINACIÓN; LA CLAVE DEL ÉXITO

https://www.ramonribalta.com/wp-content/uploads/2020/11/green-mountains-and-flowing-river-206660.jpg
Coaching personal y ejecutivo, Desarrollo personal

Para llegar al éxito en cualquier área de nuestra vida suelen ser necesarias una serie de virtudes y actitudes, pero entre todas ellas destacaría la determinación, ya que es el motor que nos impulsa a lograr nuestros objetivos. Es la fuerza interior, el “drive” o coraje que nos mueve a los seres humanos a superarnos, a resistir las adversidades, y a buscar caminos donde otros se dan por vencidos. 


 La determinación es una cualidad que llena de firmeza y decisión nuestros sueños y propósitos. Es la voluntad de alcanzar metas a largo plazo y hacerlo con pasión y perseverancia. Es mantenerse fiel a determinadas metas a lo largo del tiempo y poner todo el empeño posible en conseguirlas. La determinación surge de una profunda convicción interior de que con fe, constancia y la estrategia adecuada conseguiremos nuestro objetivo. La auto-confianza en nuestras posibilidades, recursos y talentos, unidos a la fe inquebrantable en nuestro propósito y el compromiso en unos valores esenciales, son el combustible que nos proporciona la energía necesaria para que nuestra determinación se mantenga firme y constante.


¿Se puede desarrollar la determinación?

Como otra cualidades y actitudes la determinación se puede entrenar y fortalecer. Un primer requisito seria renovar la perspectiva de las situaciones que nos va presentando la vida. En lugar de percibirlas como problemas, pensar que lección me está enseñando esa situación, evento o persona y tener la humildad necesaria para aprender de ello. Si tenemos determinación sabremos reflexionar de forma constructiva sobre los fracasos u errores que tengamos en la vida y sabremos  levantarnos para intentarlo de nuevo. Para desarrollar esta actitud es importante cambiar nuestro dialogo interior. Evitar hacernos preguntas del tipo “¿por qué pasa esto? ¿Qué vamos a hacer? Esto no debería suceder, esta persona debería hacer esto o aquello, etc.”. Es importante tener una actitud proactiva, generadora de soluciones, y hacernos preguntas del tipo: ¿Qué hay de bueno en esta situación? ¿Qué tengo que aprender? ¿Cómo puedo hacer mejor las cosas? ¿Qué soluciones puedo aportar?


El pensamiento creativo y proactivo tiene estas características:


– Explora el beneficio y las oportunidades que ofrecen cada situación. – Se enfoca en el aprendizaje. -Contribuye de forma beneficiosa a la situación aportando  alternativas creativas y constructivas.


Equilibrar la determinación con otras cualidades


Un exceso de determinación nos puede llevar a la precipitación, la obstinación y la cabezonería. Para que la determinación nos aporte resultados positivos tiene que ir equilibrada con la paciencia. Paciencia significa saber parar o cambiar de rumbo  cuando sea necesario y luego seguir  adelante hacia nuestro objetivo sin presión. La paciencia me enseña que no todo depende de mi; a menudo tengo que esperar, tolerar situaciones y personas, pero a la vez me mantengo atento y concentrado en  alcanzar mi meta. La paciencia surge de mantener la calma y serenidad interior, sabiendo que todos los logros importantes tienen su propio momento para dar sus frutos. La persona sabia sabe esperar para que el gran factor del tiempo y la perseverancia  jueguen su parte. Para mantener cualquier equilibrio es importante interiorizarnos y tomar poder de nuestras fuerzas internas para después usar esa energía en mantener una coherencia entre nuestros pensamientos, palabras y acciones.